Mandá Miento al 2020 [o de cómo nacieron los Mandamientos Luchísticos]

Una tarde de febrero, desconociendo el impulso que lo guiaba, Modesto subió el cerro Uritorco. Creía que una fuerza alienígena lo atraía hacia la cima. Nunca imaginó que se trataba de un ser celestial. Cuando terminó de ascender, asomose detrás de un arbusto un hombre de cabellos dorados que rozaban sus hombros al ritmo de la suave brisa que lo acariciaba. Modesto, estupefacto, con cara de imbécil, quedose callado. El hombre de dorados cabellos y figura esbelta tiró la colilla del cigarrillo que acababa de fumar y acercose a él:
- He estado esperándote Modesto. Tengo un encargo para tí - Dijole Lucho.
Asombrado de que aquel extraño supiera su nombre, Modesto no pudo más que asentir con la cabeza, mientras aguardaba las instrucciones.
El arbusto que Lucho dejó atrás, empezó a prenderse fuego. Minutos después Modesto descendía el cerro corriendo y luchando por su vida.
Una multitud reunida observaba el accionar de los bomberos. Modesto subiose al coche bomba y relató lo sucedido. Y Lucho dijome - anunció:

- No tendrás otros dioses delante de mí, ni atrás tampoco.
- No te harás ningún tatuaje que no sea mi nombre
- No pronunciarás el nombre de Lucho en vano
- Acuerdate del día sábado para salir de joda.
- Honra a tu padre y a tu madre para que te dejen la herencia.
- No cometerás adulterio si nunca te casas.
- No robarás sin llevar pa' las casas.
- No darás falso testimonio sin cruzar los dedos por atrás.
- No codiciarás la casa del country de tu prójimo, la mujer de tu prójimo, la impunidad, la
camioneta 4x4, el perro labrador, la empleada doméstica y demás posesiones de tu prójimo.
- No matarás sin un buen motivo.

Sin embargo Modesto nunca cumplió con la palabra de Lucho y tampoco se dedicó a difundirla adecuadamente. Abriose un local en la calle techada de Capilla del Monte, donde cobraba un entrada para contarle a los turistas y transeúntes los misteriosos hechos que sucedieron aquel febrero, pero cada vez que narraba cambiaba su versión, y por fallas de su memoria o caprichos ocultos, nunca decía la lista correctamente, olvidando algunas de sus prescripciones o haciendo combinaciones extrañas tales:
- No matarás en vano.
- No codiciariás la casa de tu prójimo sin un buen motivo.
- Acuerdate del sábado para cometer adulterio.

Modesto sintió un segundo llamado al cerro Uritorco. Lucho lo esperaba, sentado en un roca, tomando cerveza.
- Has desobedecido Modesto. Tendrás un castigo. Pero antes voy a escribirte la lista para que no te olvides ni te confundas - dijole Lucho. En silencio escribió dos papeluchos post it color amarillo, como sus cabellos, que contenía lo que denominó "la ley" :

- No te arrodillarás delante de otro Lucho.
- No te fabricarás dioses de cotillón.
- Observarás la fiesta de la vendimia.
- Durante 6 días trabajarás y el séptimo día estarás a mi disposición.
- Celebrarás las fiesta de creamfield, la navidad apócrifa, la navilucha y año nuevo.
- Tres veces al año haras limpieza general en tu casa y en la mía.
- No ofrecerás cerveza caliente ni mate dulce a nadie.
- No quedará para el día siguiente lo que pudiste comer hoy.
- Llevarás a mi casa tus mejores sueldos.
- No harás un asado sin invitarme.

Modesto tomó los papeluchos y comenzó el descenso. A los minutos volvió a por una copia porque se le habían volado. Afortunamente Lucho todavía estaba en la cima, empinando el codo. Esta vez Modesto guardó "la nueva ley" en el bolsillo y dirigiose a la imprenta del pueblo para hacer unos panfletos.
La transpiración de Modesto había hecho ilegible parte del contenido de los papeluchos. Temeroso de recibir otro castigo además del que le había sido anunciado pero no revelado, Modesto apeló a su memoria.
Desconocemos si Lucho cambió de opinión y no intervino en la impresión de los mandamientos, o si nunca se enteró de lo que escribió por exceso de alcohol en la sangre, o hubo un error de imprenta y nunca una fe de erratas. Hasta ahora los definitivos diez mandamientos que dejó Oh Lucho, nuestro señor, son los siguientes:

1. Amarás a Lucho por sobre todas las luchas.
2. No leerás el blog de Lucho en vano.
3. Santificarás las fiestas, partuzas y asados. Invitarás a Lucho
4. Honrarás a tu padre y a tu madre para que te dejen la herencia. El 50% de lo heredado será para Lucho.
5. No matarás salvo que sea absolutamente necesario. [No es absolutamente necesario cuando te miran mal o te dicen algo que no te gusta]
6. No cometerás actos impuros sin filmarlos y sin la participación de Lucho.
7. No robarás a Lucho. El 70 % de lo que robes se lo darás a Lucho.
8. No darás falso testimonio ni mentirás sobre Lucho.
9. No consentirás pensamientos ni deseos impuros sin contarle a Lucho.
10. No codiciarás los bienes de Lucho.

Modesto recibió el castigo de su primer falta. Fue conminado a realizar trabajos forzosos: durante un año tuvo que realizarle la pedicuría a Lucho y depilarle la espalda con una pincita.


Cualquier parecido con alguna religión es pura coincidencia
.



13 testimonios:

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

PRIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

Julia dijo...

Ohhh, me ganaste Caro! 'puf

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

Oh, mi señor, tu sí que sabes de mandar mientos a 2020..

mandamelos por mensaje de texto asi no me los olvido, ni se me borran ni nada.. pero despues no me acuses de plagio.

Oh, mi señor.


amen y amen gloria a lucho

Julia dijo...

Oh, adorado Lucho, de cabellos dorados y sabiduría infinita. Prometo cumplir con los "hasta ahora definitivos" 10 mandamientos.
Si cambias alguno de ellos háznoslo saber, porque no me gustaría recibir el castigo de Modesto [cortar uñas ajenas me da asquito y ni hablar de lijar callos]

Gracias por regir nuestras vidas, oh, Lucho!

Vulgar dijo...

Faltó: 'Comentarás en los post de Lucho.'

(Si Lucho me lo permite.)

RoXy dijo...

otro mandamiento podría ser "si sos hombre no cometerás adulterio con la mujer de Lucho, si sos mujer podés hacerlo siempre y cuando se lo invite a Lucho".

Seguiré estos mandamientos, oh muy señor mio.

Etienne dijo...

Oh mi gran y alabado y conmemorado y mentado Lucho!!

Sea lo que sea que desee e idee para mi, es un mandato inapelable.

Sea el porcentaje que sea que pida y solicite, no regatearé con mi señor Lucho.



Espero no ser castigado por no comentar más...

Abrazo mi Señor!!

damian dijo...

Momentito. Hasta ahora, entreguéme a la lectura devota de la palabra luchiana, temeroso de los castigos ya relatados por sus discípulos. Pero me ataqué, y ya no temo su ira: quiero la prueba ontológica de la existencia de Lucho!
Sí. Eso. A ver? A ver?
Uy, siento algo...No es agradable...Bueno, no sé... Es ahí...
No! Una prueba es un razonamiento deductivo, que se expone verbalmente, bestias discipularias!
No temo, no temo, no temo.

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

tene cuidado Damian jajjajaj mira que lucho tiene poderes extremos, muejejeje. No blasfemes!

damian dijo...

PRUEBA ONTOLÓGICA YA. (Confróntese: San Anselmo, prueba ontológica del Otro -o sea, ese Dios, el que mató Nietzsche-.

Julia dijo...

La Fe en Lucho consiste en dudar en la exitencia de Lucho. Dudo, ergo lucho. Lucho luego existe.
Y creemos en su integridad así nos demuestren lo contrario. Es el beneficio de la duda.

damian dijo...

Lo único que me falaba: una discípula cartesiana de Lucho. Pero, oh, Julia, tu razonamiento sólo demuestra que tu lucha -o tú, Lucha- existe, no que Lucho existe. Es el mismo problema que con el cogito cartesiano: que yo dude no demuestra que yo existo; demuestra que hay duda, que hay pensamiento, pero no que haya un yo que dude.
En fin, me atengo, de todos modos, humildemente (?) a la segunda parte de vuestra declaración, que es una declaración de fe, o sea, lo que yo esperaba: fe pura, no razón. Ante eso, nada que hablar.
En cuanto a las amenazas de otra conocida discípula aludiendo a poderes extremos de este Lucho, respondo como Facundo Quiroga: ¡qué podrá conmigo esa codobesada bochinchera y ladina! Salvo que ayer casi pierdo mi blog en la red por hacer boludeces. Habrá sido un castigo luchiano?

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

damian, es claramente un castigo luchiano jajajj tené cuidado, lucho nos mira. muejejeje

 

Yo, Lucho © 2008. Design By: SkinCorner