El Código Lucho

En un intento por limpiar el buen nombre de Lucho, a causa de falsas acusaciones, injuriosas y calumniosas, por parte de una horda de herejes desinformados y malintencionados, que sólo buscaban el beneficio mediático y monetario a costa de mancillar la excelente reputación de nuestro adorado mártir, Dan ‘El morocho’ Brownie, se puso en la ardua tarea de develar la verdad oculta detrás de quienes quieren su caída. El prefacio de este escrito nos tranquiliza con la frase que se hizo popular entre sus fieles: ¿Qué Lucho no tiene código? Acá te va el Código Lucho, piscuí.
El Código Lucho pretende acallar las voces de los sacrílegos que descreen de nuestro líder, argumentando que nuestro adorado Lucho vive de sus fieles y vive a sus fieles. El Código Lucho nos revela una conspiración que nace en el seno de las asambleas de oscuras empresas multinacionales pertenecientes al Pastor ‘copa de vino’ Pérez.
Brownie nos descubre un dato escalofriante: el Pastor Pérez odia a Lucho desde su más tierna niñez. A través de sus páginas hacemos un recorrido por los primeros años en la vida de Lucho, donde en sala de 3 conoce a este siniestro personaje, que llenó su corazón de rencor, difamando a Lucho en cada oportunidad que se le presentó en la vida. Brownie encontró documentación reveladora en un dibujo de Pérez realizado en la salita azul, cuando ambos niños tenían 5 años. Observemos el mensaje encriptado en letras rojas.




Según la recopilación de datos, extraidos clandestinamente, del diario íntimo del Pastor, los hechos se dieron así: Lucho y Pérez habían ofrecido defender a los más débiles del jardín a cambio de golosinas. Niño que no aportaba golosina no estaba protegido. Y la mayor amenaza no eran niños más grandes, si no el propio Lucho. Peréz acusa a Lucho de no compartir el botín, y que él era siempre quien debía salir a defender a los pequeños, dejándose propinar los golpes de Lucho. A todas luces se trata de mentiras, por supuesto, de una mente maquiavélica desde sus comienzos.
La historia cambió de matiz en la escuela primaria, cuando Moria se unió a los claustros de nuestro mártir y su némesis. Ambos se enamoraron desde el primer momento y la amistad terminó para siempre, cuando Pérez acusó a Lucho de haberle birlado la mina [sic], como si hubiera tenido alguna chance.
Brownie vuelve a sorprendernos con imágenes nunca vistas, después de rigurosos exámenes pictógraficos de alta tecnología, descubrimos como el odio de Pérez se fue acrecentando. Aquí también encontramos mensajes de aversión.





Gracias a la inestimable colaboración de un amigo de lo ajeno, Brownie pudo hacerse de la billetera del Pastor Pérez para dar con la prueba de que el odio continúa hasta nuestros días: una foto ajada y pequeña de Lucho, decorada a mano por el propio Pérez, que incluye una serie de símbolos extraños, y que en un esfuerzo en conjunto de nuestra gente de los departamentos de Filología, Semiología y Lingüistica están tratando de descifrar. Todavía no hallan respuestas sobre  los significados de los misteriosos signos de ? y de !, y esto nos lleva a sospechar lo peor, sobre todo por el insólito símbolo que parece ¿una estrella? Desconcertante. Intrigante. Inquietante.


Brownie ha puesto a nuestro conocimiento que el Pastor Pérez es una copia burda y absurda de nuestro líder, creando su imagen y su falsa santidad, por la envidia y el odio enceguecido al no poder ser como Lucho, sabio y bello de cabellos dorados, y  es un ser despreciable lleno de rencor que implora por una venganza sin sentido, al no contar con el amor de Moria. No crean en el Pastor Pérez, hermanos. Y si alguien quiere voltear su fe, cuestinando los valores de Lucho y afirmando que nuestro Lucho es un hombre sin código, ya saben cuál es la respuesta.

Gloria a Lucho, nuestro señor.


Para adquirir su ejemplar de El Código Lucho llame ya a 0600-códigolucho y recíbalo en la comodidad de su hogar al módico precio de $2999,99 más impuestos y gastos de envío. Satisfacción no garantizada. Si no le gusta, se jode. Habrase visto, gente grande.

7 testimonios:

Bella dijo...

Priiiiiiiiii!!
Pliiiiiiiiii!!


por el amor de Lucho, tengo una ráfaga de primeridades, yeah!

Y quien se atreva a difamar a Lucho, Nuestro Señor, arderá en las llamas del infierno, tal como ese pseudo-pastor que anda difamando al grande, al único, al inigualable... Luchoneitor!

Amén.

Bella dijo...

Ah, btw, dónde consigo un ejemplar?

Sweet carolain Arengando a la gilada..Por un mundo menos pedorro dijo...

o es simplemente genial!


Pobre lucho, no puedo creer el atropello del Pastor Perez. por Favor, cuanta infamia. Y moria, qué se sabe de su pasado, por favor. esto es muy turbio.


lalalal

Amen y amen gloria a lucho.

Gaby dijo...

Aaaaaaaaaaaaah, cuánta infamia, cuán terribles son las calumnias de ese Pérez como se llame, un desastre. Merece morir a manos de Lucho, o mejor aún, ser esclavizado por el mismo Lucho por el resto de sus días!

Amén, Lucho. Gloria a ti, señor Lucho.

PD: mmm... brownies... babaa!

Vir dijo...

buenísimo
me maté de risa con el pastor pérez!!!

gloria a lucho


amén

Cecil dijo...

por el amor de lucho, qué brillante post revelador!!!

nosotros, que estamos con lucho desde la primera hora, bien sabíamos de su código y de las desagradables trifulcas a las que Pérez lo sometió toda la vida.

hoy más que nunca, vemos la cara del mártir que verdaderamente es lucho nuestro señor

gloria a lucho en las alturas
y en la tierra paz a los luchesinos que aman a lucho!!!

luchén

=P

Yoni Bigud dijo...

Hay que golpear primero. Pérez es un peligro para la fe.

Hay que matarlo. No queda otro camino.

Gloria a Lucho.

 

Yo, Lucho © 2008. Design By: SkinCorner